PATRIMONIO CULTURAL DE LA PAZ

El patrimonio cultural es la herencia cultural propia del pasado de una comunidad, con la que ésta vive en la actualidad y que transmite a las generaciones presentes y futuras (Wikipedia).

LA MARRAQUETA

Pariente directo del pan “baguette” francés y el pan “batido” chileno. La “marraqueta” paceña, ha sido declarada por Papelucho Paredes, Prefecto del departamento de La Paz, como “Patrimonio Cultural e Histórico de La Paz”.

La marraqueta, este alimento de primera necesidad y “acompañador” infaltable de nuestra mesa, ha llegado a constituirse con el tiempo en un elemento fundamental de identificación con los paceños.

Se la elabora en base a harina blanca de trigo, agua, levadura y sal; el toque final lo da el maestro panadero con un corte longitudinal, tradicionalmente con una hoja de “Gillette”, que le imprime su característica cresta dorada, por la que se ha hecho famosa mundialmente.

La fábrica Figliozzi, mucho ha tenido que ver en su popularidad, aquella otrora pujante empresa, aparte de elaborar un surtido de deliciosas galletas, también inmortalizó a la más famosa de todas: “la marraqueta Figliozzi”, que muchas veces viajó en avión a muchas partes del país y el mundo para saciar apetitos de exigentes paladares. Y quien no recuerda hasta hace una década su famosa “sirena”, que despertaba a los habitantes del centro paceño y justo al medio día marcaba estridente la hora del almuerzo.

Si otrora, el clásico menú del obrero y los sectores populares estaba conformado por la marraqueta, el plátano y la “papaya Salvietti”. En la década de los 80’s, cuando la situación económica del país colapsó, este alimento básico fue el fiel sustento de todas las clases sociales.

Aunque más en occidente que en el resto del país, en esas difíciles circunstancias que nos tocó vivir, la principal preocupación de la población era llevar al hogar, por lo menos un poco de pan. De ahí aparecieron los comités populares de barrio, que aseguraban el abastecimiento de este vital alimento a todas las familias paceñas, a través de un estricto control con las “célebres” fichas, que dosificaban científicamente la distribución de pan, de acuerdo al número de integrantes de cada familia. Estas largas filas se las hacían tanto en El Alto, como en San Pedro, Sopocachi y residenciales zonas de la ciudad como Achumani y Calacoto.

Desde ese entonces la marraqueta pasó a denominarse “pan de batalla”, seguramente porque la necesidad la llevó a convertirse en un verdadero instrumento de lucha, pero contra el hambre y la pobreza. Su peso, tamaño y consistencia alimenticia fue normado a partir de entonces.

Pasado aquel episodio, este “pan nuestro de cada día”, horneado de manera artesanal en fogones construidos de ladrillo, barro y arcilla, reapareció en variadas formas, ya sea como las populares sarnitas, roscas, cachos, tulitos, kolisas, kauquitas, allullas, las “tetitas” de monja y por que no decirlo, cuñapés y pan de arroz, sin dejar de perder la principal cualidad: su economía.

Sin duda, la distinción patrimonial oficializada el día de ayer se traduce en un justo reconocimiento a los más de 600 maestros panaderos que a través de generaciones han mantenido esta tradición. La de llevar a todos los hogares bolivianos desde las primeras horas del día este indispensable alimento.

Esta iniciativa no hubiera sido posible sin la activa participación del antropólogo Diego Noriega, miembro del Movimiento Cívico Cultural “El Poder del Folklore”, dedicado a la tarea de promover la valoración de nuestra cultura, así como de la Asociación de trabajadores panificadores, impulsores de este proyecto.

Este reconocimiento, no debe entenderse como una oda al pan, sino por la importancia que a lo largo de nuestra historia, este alimento básico ha significado en contextos sociales, económicos, políticos y hasta religiosos que lo han convertido en símbolo de nuestra identidad.

Con todo, nuestra marraqueta, así morena, sabrosa y crujiente siempre será la reina de los hogares paceños.

Fuente texto: Javier Escalier Orihuela

PAN DE LAJA

El reconocimiento al producto responde a un carácter histórico, artesanal, medicinal y de valor cultural transmitido por generaciones entre los comunarios de la región altiplánica.

Los pobladores coincidieron en informar que los panes de Laja se elaboran desde 1813, sin levadura ni azúcar y sólo con un poco de sal, harina y agua.

El alimento es recomendado por  su calidad alimenticia y la ausencia de bromato y químicos, razón por la que es comercializado, en pocas cantidades, inclusive en Perú, Argentina, Cuba y Brasil, según aseguraron los panaderos artesanos de Laja. Cerca de mil familias se dedican a la elaboración y venta del pan, que mantiene sus cualidades únicas y tradicionales. Laja, sitio histórico, se encuentra a 36 kilómetros de La Paz y el pan del lugar es vendido en la carretera, camino a Desaguadero. El lugar posee una iglesia con estilo renacentista.

Video

'

PROCESIÓN DE VIERNES SANTO

La Prefectura declaró Patrimonio Cultural Inmaterial del Departamento de La Paz a la festividad religiosa del Viernes Santo.  Además de la procesión de Viernes Santo, fueron declaradas patrimonio las imágenes del Señor del Santo Sepulcro, la Virgen Dolorosa, el Señor de las Caídas, Cristo Crucificado y el Señor de la Sentencia, las que permanecen en el templo de La Merced, ubicado en la calle Comercio esquina Colón.

La declaratoria se enmarcó en la Convención de Patrimonio Cultural Internacional de 2003 de la Unesco. Los criterios considerados para realizar ese reconocimiento fueron el arraigo en las tradiciones culturales y sociales y el carácter representativo de la comunidad católica del municipio de La Paz.

ENTRADA FOLKLÓRICA DE LA VIRGEN DEL CARMEN

La Prefectura del departamento de La Paz reconoció como "Patrimonio Cultural Intangible a la Entrada Folklórica de la Virgen del Carmen de la Zona 16 de Julio de la ciudad de El Alto"

La festividad se lleva a cabo en honor a la patrona Virgen del Carmen en el mes de Julio cuando cae la fecha 16, una entrada singular donde su visita quedará marcada por los gratos recuerdos que la Fastuosa entrada Folklórica mas importante de la Ciudad de El Alto.

Video

'

FERIA DE ALASITA

El 5 de agosto de 2004, se declara a la feria de “Alasita” como patrimonio cultural e intangible de la ciudad de La Paz. Por tratarse de una tradición paceña nacida en Tiwanaku.

La Alasita postulará a la nominación del Patrimonio de la Humanidad

La Feria de la Alasita será postulada a la nominación del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Video

'

MOHOSEÑADA

Con el objetivo de revalorizar las tradiciones ancestrales de las culturas antiguas para difundir y salvaguardar la música y danza autóctona de la mohoseñada proveniente del pueblo histórico de Mohoza de la provincia Inquisivi, la expresión originaria fue declarada ayer Patrimonio Cultural Intangible del departamento de La Paz.

La mohoseñada o müsiñu es una danza autóctona aymara que se origina en el pueblo histórico de Mohoza-Lanza (por José María Lanza), municipio de Colquiri, provincia Inquisivi del departamento de La Paz. Según algunos historiadores, la expresión cultural es una danza ritual y ceremonial que se la interpreta en el jallupacha o tiempo de lluvia, representada principalmente en febrero

Los danzantes usan un traje colorido y adornado con aguayos multicolores. El instrumento que interpretan es de viento o aerófono y está elaborado de la madera proveniente de un gran arbusto llamado tuquru, característico de los valles paceños. La melodía dulce y contagiosa, producida por los varios mohoseños de distintos tamaños, ha permitido que la mohoseñada sea difundida en todo el territorio del departamento de La Paz con una gran influencia en las provincias Inquisivi, Aroma, Loayza.

La declararoria será emitida en el pueblo de Mohoza el 24 de febrero, en un acto especial que se prepara y donde se prevé la participación de centenares de mohoseños que danzarán y tocarán la música ritual. La ceremonia ancestral dedicada al ciclo agrícola en el jallupacha es amenizada con la mohoseñada, aunque su popularidad le permite estar en la mayor parte de los acontecimientos sociales del área rural.

“Es una de las músicas más dulces de La Paz, pese a que el pueblo histórico de Mohoza se encuentra en un lugar extremo cerca de Cochabamba, su arte ha sido difundido al resto de las provincias. También hemos visto danzar la mohoseñada en Omasuyos, en la localidad de Walata, en los Andes, en el sector de Chakakomani y en otros sitios”, explica el coordinador con los movimientos sociales de la Gobernación del Departamento de La Paz, Hilario Callizaya.

Explica que una escena inigualable se produce en la época de carnaval en el área rural, cuando la planta de la papa deja brotar sus flores de color lila y blanco, es un hecho de celebración con el ritmo y la música de la mohoseñada. Es una expresión de la complementariedad en la cultura aymara y una forma de agradecimiento a la Pachamama o Madre Tierra por un nuevo ciclo agrícola.

Con la declaratoria como patrimonio a la mohoseñada se está valorando una de las danzas y músicas más conocidas y alegres de la región en La Paz, añade Callizaya.

El pueblo rebelde de Mohoza y la sublevación

La noche del 29 de febrero de 1899, en el pueblo de Mohoza se registró una sublevación indígena en contra del escuadrón federal de Pando. Los indígenas por la reivindicación de sus derechos cercaron la población liderados por el caudillo Lorenzo Ramírez.

La matanza de 130 hombres no sólo se produjo en la iglesia, sino en otros lugares a donde eran arrastrados. Luego de estos hechos los indígenas del cantón establecieron en Mohoza su cuartel general y desde allí continuaron sus actividades de sublevación. Los principales líderes de esa época fueron Santos Marka T’ula, Rufino Willka, Mateo Alfaro, Leandro Nina Quispe, Faustino Llanqui, Marcelino Lanqui, Francisco Tancara, Dionisio Phaxsi Pati, Feliciano Condori y muchos otros que lucharon por la reivindicación de los derechos y la identidad de los indígenas.

Fuente texto: El Cambio

Video

'

CÓNDOR JIPIÑA

El imponente monumento natural denominado "Cóndor Jipiña", término aymara que significa "posada del Cóndor" ahora es "Patrimonio, Natural, Cultural y Turístico del Departamento de La Paz".

Una historia de leyenda

Entre todo, resguardada entre los cerros, la figura petrificada del cóndor Jipiña, con más de cinco metros de altura, es la que más llama la atención a aquellos que se animan a visitar la región andina.

No es en vano, pues a su alrededor se ha tejido toda una leyenda. Y es que aunque nadie sabe cuándo apareció este monumento natural —al que le falta, por el deterioro, su ala derecha y una parte de la cabeza—, su historia ya se la contaban sus abuelos a los comunarios ahora casi centenarios. Según los que todavía la recuerdan, en tiempos remotos vivían en la región un anciano y sus dos hijos: varón y mujer. El muchacho heredó la prudencia y sabiduría del padre y la chica la belleza del espíritu.

Un día llegó un extranjero a pedir en matrimonio a la doncella, pero el padre, al no conocer nada del recién llegado, le manifestó que su pueblo difícilmente lo aceptaría sin conocer su origen.

Ante esta respuesta, el extranjero, que no estaba acostumbrado a que dudaran de su palabra, abandonó el pueblo, sin que nadie supiera en qué instante y por dónde.

Pasado un tiempo, cuando nadie recordaba ya a este pretendiente, la doncella se enamoró de un muchacho de su ayllu, con quien subía a los cerros a platicar, hasta que un día advirtió que un cóndor les observaba a cierta distancia. Al principio, no hizo caso al acecho del ave, pero luego, con el tiempo, temerosa se lo comunicó a su enamorado. Éste, que manejaba muy bien la honda, lanzó una piedra con su arma, que impactó en el pecho del animal. El cóndor al sentir el impacto del proyectil elevó el vuelo para caer a pocos kilómetros moribundo. Y se transformó en roca.

Semanas después, llegó a la comarca un grupo de emisarios que buscaban al príncipe Kuntur Mallku, el extranjero que había salido a buscar esposa. Ellos manifestaron que su soberano era el único humano que tenía el mágico poder de convertirse en cóndor.

LAS DANZAS DE LA MORENADA, LLAMERADA, KULLAWADA, SAYA AFROBOLIVIANA Y CAPORALES

Con el objetivo de frenar la constante apropiación indebida de las danzas folklóricas por parte de países vecinos, se declaró ayer, mediante decreto ley, a la morenada, kullawada, llamerada, caporales y saya afroboliviana “Patrimonio Cultural e Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia”.

Mediante la promulgación de esta Ley a cargo del propio presidente Evo Morales Ayma, se pretende que el país y el resto del mundo reconozcan a las mencionadas danzas como bolivianas, toda vez que en países vecinos, en anteriores años, los presentaron como parte de su folklore nacional.

En consecuencia, la declaratoria protegerá a las danzas contra cualquier intento futuro de plagio o asimilación sin el reconocimiento de crédito y origen boliviano.

NORMA JURÍDICA

Tras arduas gestiones para que el Estado boliviano reconozca a estas danzas como Patrimonio Cultural e Inmaterial, mismas que habían comenzado hace cinco años, los asambleístas y folkloristas Alejandro Zapata y Jorge Medina impulsaron el proyecto, bajo la premisa de dar un mayor valor a su difusión.

Los proyectos de ley son el 279/10 que “Declara Patrimonio cultural e inmaterial de Estado Plurinacional de Bolivia a la danza de la morenada”; el 719/10 a la llamerada; 720/10 a la kullawada, 718/10 a la danza de los caporales y 747//10 a la expresión artística cultural viva la saya afroboliviana.

Cabe aclarar que la declaratoria realizada a cada una de estas danzas, no afecta en lo mínimo al nombramiento colectivo de “Patrimonio Oral e Intangible del Estado Boliviano”, específicamente las leyes Nro. 2371 de fecha 22 de Mayo de 2002 y la Nro. 2996, de fecha 24 de Febrero de 2005, referidas a las fastuosas entradas del “Señor Jesús del Gran Poder” y el “Carnaval de Oruro”.

Con la aprobación de las cinco leyes específicas, se deberá encomendar la corresponsabilidad en la elaboración del Plan de Salvaguardia para el registro, catalogación, revitalización, promoción y difusión de las mismas al Ministerio de Culturas, los gobiernos autónomos departamentales, gobiernos autónomos municipales y organizaciones y/o asociaciones, quienes hacen y practican estas manifestaciones culturales, garantizando de esta forma su transmisión de generación en generación.

Fuente texto: El Diario

CUECA PACEÑA

La Cueca Paceña es declarada Patrimonio Cultural Intangible del Municipio de La Paz, estableciéndose el 19 de octubre como su día.

Según Ley Municipal Autonómica, aprobada por el pleno del Concejo edil, en el marco de las atribuciones exclusivas constitucionalmente previstas para el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz.

CARACTERÍSTICAS

Es “La cueca paceña símbolo del mestizaje urbano” según la investigación sociocultural realizada por el sociólogo David Mendoza Salazar, como fundamento para su declaración como patrimonio, indagando su origen, desarrollo, diversidad, características sociales y significado cultural.

Esta danza cuyo origen data de mediados del siglo XIX, constituye una expresión tradicional que se heredó como baile de salón de la antigua clase criolla-mestiza, y que fue apropiada por el “cholaje de élite” del siglo XX, y reconquistada por el mestizaje paceño como símbolo de tradición, identidad cultural, popular y patriótica, y que hoy constituye un emblema de los paceños.

PATRIMONIO CULTURAL E INMATERIAL

Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

Fuente texto: El Diario

Video

PLAZA MURILLO

En 1909 retirada la fuente del Dios Neptuno, se colocó en el centro de la Plaza un monumento de tres metros de alto, de estilo neoclásico y fundido en bronce de Pedro Domingo Murillo, obra del escultor italiano Ferruccio Cantella. En el pedestal del monumento está la imagen escultórica de una mujer que representa a la Madre Patria, tiene a su lado a un soldado libertador y a la derecha un león de bronce que simboliza el arrojo y la victoria.

Con el paso del tiempo, en la Plaza Murillo fueron haciendo aparición bellas figuras femeninas hechas en mármol que representan las estaciones del año, y a las cuatro musas de las artes. Esculpida en piedra, en forma de un libro abierto por la mitad, queda escrita la Proclama de la Junta Tuitiva y en su conclusión están los nombres de los principales líderes revolucionarios.

En 1979, se erigió un busto que conmemora al trigésimo noveno presidente de Bolivia, Gualberto Villarroel, después de su brutal deceso. También existe una placa en cerámica al interior de la Plaza Murillo que hace referencia al Kilómetro Cero, que determina con exactitud un punto de partida para todos los caminos de nuestro Estado.

Se encuentra también emplazado un arco de estilo moderno, realizado de granito y vidrio donde se encuentran grabados los rostros de los protomártires.

CHOLA PACEÑA

El municipio de La Paz declaró a la chola paceña como Patrimonio Cultural e Intangible de la ciudad. El reconocimiento fue emitido a través de la Ley Autonómica N° 046, se lee en la mencionada norma.

"La Chola Paceña se constituye en la identidad de la mujer de pollera, participando en diferentes manifestaciones culturales y tradicionales de la ciudad de La Paz”, detalla la ley.

Según el artículo segundo de esa norma, el órgano ejecutivo del municipio, a través de la Oficialía Mayor de Culturas, asignará un presupuesto para desarrollar tareas de sensibilización, conservación, preservación, salvaguarda, protección, promoción y difusión de la chola paceña.

Wálter Gómez, oficial mayor de Culturas de la Alcaldía de La Paz, sostuvo que la declaratoria permitirá intensificar y generar más programas y acciones para fomentar y promocionar la imagen de la chola paceña.

"La Oficialía organizó varios eventos y desfiles para resaltar la belleza y colorido de los trajes de la chola”, sostuvo Gómez.

El escritor Antonio Paredes Candia escribió que la chola paceña se caracteriza "como uno de los pilares de la nacionalidad boliviana. En ciertos aspectos, la chola, a lo largo de la geografía boliviana, es una mujer que unifica sus cualidades; por ejemplo, en su capacidad increíble para el trabajo, en su temperamento apasionado o en su profundo concepto de sacrificio”.

Fuente: Pagina Siete

CAMINO PRECOLOMBINO "EL CHORO"

El camino precolombino El Choro fue declarado Patrimonio Histórico, Cultural y Arqueológico del Municipio de La Paz por el alcalde Luis Revilla el 11 de junio, a través de la Ley Municipal 77. “Es un camino con vestigios arqueológicos, paisajes con gran potencial turístico que muestran los diferentes ecosistemas y pisos ecológicos y a las comunidades que conservan su cultura y tradiciones”, explicó Fernando Villagra, responsable de la red Infotour, del gobierno municipal.

El Choro tiene una extensión de 33,7 kilómetros y cinco tramos, y forma parte de la ruta incaica del Qhapaq Ñan o Gran Camino que integra Sudamérica. “Para preservar el patrimonio buscamos trabajar con las comunidades, acercarnos a ellas. En la primera parte de la ruta está Alto Chucura, parte del programa.

Comunidades de Verdad. Los comunarios están capacitados en conciencia ambiental”, precisó el funcionario municipal. La ruta incaica permite descender de los 4.375 msnm hasta los 1.807 metros de altitud en la región de los Yungas paceños.

Fuente: La Razón

MAPA INTERACTIVO
VIDEOS
IMÁGENES DE LA PAZ
TE PUEDE INTERESAR
REDES SOCIALES

Ahora estar informado de todas las actividades y eventos turísticos y culturales de la ciudad de La Paz es muy fácil, te ofrecemos un espacio donde puedas compartir las experiencias vividas en esta ciudad.

www.flickr.com
Más fotos etiquetados de Turismo en La Paz en Flickr
TripAdvisor
Opiniones sobre La Paz - Bolivia
de la comunidad de viajeros TripAdvisor

Dejar un comentario

Nombre:

E-mail: (Requerido)

Página Web: (Opcional)

Comentario: